Un rincón de mi cabeza, donde a veces me siento, escarbo en los rincones y ardo.
Ardo por dentro, sin hacer ruido. 
En el silencio desaparezco. Desaparezco hasta que cualquier día al cruzar una puerta, vuelta a encontrarme en esta habitación.

Back to Top